This post is also available in: enEnglish (Inglés)

La alegría de los caballos… gracia, belleza, espíritu y libertad.

Por Jacob Ehrler

Fotos: Jennifer Moloney

Haras Cerro Punta, en Chiriquí

Según la autora equina Sharon Ralls Lemon:  “La  alegría  esencial  de estar con caballos es que nos pone en contacto  con  los  raros  elementos  de gracia,  belleza,  espíritu  y  libertad”. Aquí en Panamá, esta alegría puede ser experimentada en un tour único en las tierras altas de Chiriquí.

El tour es ofrecido por Haras Cerro Punta, una granja de cría de purasan- gres en un valle entre Cerro Punta y Guadalupe – el punto inhabitado más alto de Panamá. La granja de 100 hectáreas está rodeada de una de las áreas agrícolas más fértiles del país. Con una población promedio de 200 animales, la granja cría caballos campeones de carreras para Panamá y fuera del país.

El gift shop de Haras Cerro Punta.
Hacia el final del tour, una visita al gift shop brinda la oportunidad de adquirir un souvenir o dos, e incluso comprar una bolsa de café Eleta de las tierras altas de Chiriquí.

Un  sistema  de  cercado  color  negro  azabache  bien  conservado  rodea y divide los verdes y brillantes pastos de la entrada principal a través de una impresionante  avenida  de  árboles  de eucalipto. Ubicado a unos 20 minutos de Volcán y a 10 minutos de Bambito, esta granja de caballos al final del camino invita a los visitantes a sus instalaciones de primera clase. No verá esta opción a menudo en agencias de viajes, ya que no hay margen de reserva para este tour de $5.

Los  tours  son  conducidos  por  el personal de la granja y estudiantes universitarios bilingües. La mayoría de los estudiantes están completando requisitos de práctica laboral para programas desde Inglés hasta Agricultura y Estudios Veterinarios.

Las inmaculadas instalaciones de Haras Cerro Punta
Las inmaculadas instalaciones de Haras Cerro Punta sólo se equiparan con la belleza del escenario montañoso.

Durante el día hay guías en el sitio para escoltar a los visitantes por los al- rededores de los terrenos, donde pueden apreciar potros, caballos y yeguas de purasangre. También se realiza una visita a una singular tienda de regalos que ofrece café de la marca Eleta y productos artesanales hechos a mano por las esposas del personal de la granja, lo que agrega al sentido de comunidad que se siente en esta hermosa granja.

El fundador de Haras Cerro Punta es Fernando Eleta Almarán. En 1977 él y su hermano Carlos dividieron la manada de caballos de raza pura que habían compartido desde 1945. Estos caballos de carrera originarios de Panamá fueron criados a partir de ganado  importado  de  Inglaterra,

El acondicionamiento inicia al momento del destete
El acondicionamiento inicia al momento del destete de los potros y potrancas.

Chile  y EE.UU. Hasta que Haras Cerro Punta fue fundado, los hermanos mantuvieron su manada en Haras San Miguel, otra granja de purasangres en la llanura bajo la montaña.

La altitud de 2,000 metros en la cual nacen estos caballos de raza pura es la primera de muchas ventajas competitivas que hacen de estos caballos ganadores de carreras. El aire fresco de  la  montaña  les  da  una  capacidad pulmonar mejorada, haciendo un poco más  fácil  que  produzcan  ganancias cuando llegan a los dos años de edad.

Los caballos que nacen y se crían en Haras Cerro Punta también disfrutan de un ambiente libre de químicos y aditivos. El agua fresca está disponible a través de un sistema que rellena el  líquido  instantáneamente  cuando los  caballos  beben  en  cualquiera  de los establos, potreros o pastos. Incluso los caballos que viven en establos de adiestramiento comen la misma hierba fresca que los que están en los pastos. La misma es servida en cada una de las tres comidas diarias.

El  respeto  y  admiración  por  los animales es contagioso. Los guías turísticos están siempre emocionados de compartir la belleza de las montañas, las instalaciones y de los caballos mismos.

Centurión, el enorme semental Percherón negro
Oportunidad para fotografiar. Los visitantes que se atrevan pueden ir de cabalgata sobre Centurión, un enorme Percherón semental negro.

Los guías pueden informarle sobre las edades, precios pagados y ganan- cias producidas por los sementales con nombres peculiares como Tortelini Ted, que se han traído aquí para reproducirse. Hay seis sementales para observar en el tour. Cinco de ellos son caballos de carrera purasangre, y uno es un Percherón llamado Centurión, un gran caballo negro con una mullida melena, cola y copete. Los guías lo describen como “muy mansito”, que en el dialecto del campo panameño significa “bastante dócil”. Esto es tranquilizador, ya que Centurión pesa 2,300 libras.

Aquéllos que lo deseen, están invitados a montar este gentil gigante al final del tour e ir de cabalgata (conducida por uno de los guías) para ver las instalaciones  desde  otra  perspectiva. Centurión podría fácilmente ser el caballo más fotografiado en la región.

La imponente entrada de Haras Cerro Punta
La imponente entrada a la granja está rodeada de altos árboles de eucalipto.

Las autoridades que controlan las carreras  de  purasangres  no  permiten la  inseminación  artificial.  Todos  los caballos  criados  para  carreras  deben ser  concebidos  naturalmente,  y  esto requiere el manejo del veterinario del sitio, el Dr. Miguel Gutiérrez, y su personal.

La reproducción se da entre febrero y mayo. Los recién nacidos llegan entre enero y mayo.

Los futuros campeones se merecen alojamientos de lujo.
Los futuros campeones se merecen alojamientos de lujo.

Haciendo campeones

El condicionamiento inicia al destete de los potros y potrancas. Sus raciones diarias son servidas en un área cerrada, diseñada

para aclimatar a los caballos jóvenes a la puerta de salida de las carreras.

El  entrenamiento  inicia  a  los  17 meses, cuando los caballos descubren por primera vez el mundo interior del establo. A este punto son transferidos dentro del área, donde su atención veterinaria y de herraje aumentan para asegurar que se encuentren en óptima salud.

Galopando libremente sobre el pasto verde y brillante
Primero aprenden a correr junto a sus madres, galopando libremente sobre el pasto verde y brillante.

Un  ejercitado  electrónico  de  rotación enseña a los jóvenes caballos, hasta a ocho a la vez, cómo correr en un espacio cerrado, y los prepara para iniciar el entrenamiento.

Subastando en la Ciudad de Panamá

Con su musculatura en un rápido desarrollo, la manada es embarcada a la Ciudad de Panamá. Este octubre, alrededor de 49 potenciales futuros campeones serán enviados a la Ciudad de Panamá para ser subastados. Los compradores vendrán de todas partes del mundo para el evento que tiene lugar en el pista de carreras del Hipódromo Presidente Remón en la Ciudad de Panamá.